REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
JUZGADO SEGUNDO DE MUNICIPIO

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
JUZGADO SEGUNDO DE MUNICIPIO DE LA CIRCUNSCRIPCION JUDICIAL DEL ESTADO VARGAS
Años 196 ° y 147°

Maiquetía, veintidós (22) de Febrero de 2007
EXPEDIENTE Nº 1062-06

PARTE ACTORA: CARMEN DE MAGO, venezolana, mayor de edad, de este domicilio y titular de la Cedula de Identidad Nº 1.449.146.
APODERADO JUDICIAL DE LA PARTE ACTORA: Dr. CARLOS GUAITA V., abogado en ejercicio, inscrito en el Instituto de Previsión Social del Abogado bajo el Nº 37.950, según Poder Apud-Acta otorgado en fecha quince (15) de Noviembre del año 2006.
PARTE DEMANDADA: DORA RUA BRAVO, colombiana, mayor de edad y titular de la Cédula de Identidad Nº E-81.328.536.
ABOGADO ASISTENTE DE LA PARTE DEMANDADA: Dr. MIGUEL GUILLERMO FRANCO DUQUE, inscrito en el Inpreabogado bajo el Nº 61.990.
Motivo: Desalojo.
Sentencia: Interlocutoria



I
SINTESIS DE LAS DIFERENTES FASES DEL PROCESO

Previa distribución de Ley, efectuada en fecha dieciocho (18) de Octubre de 2006, le fue asignado a este Tribunal el conocimiento Jurisdiccional del presente Juicio por Desalojo, incoado por la ciudadana CARMEN DE MAGO contra la ciudadana DORA RUA BRAVO (ambas partes supra identificadas ampliamente).
En fecha veintitrés (23) de Octubre del mismo año, el Tribunal le dio entrada a la demanda, anotándola en los libros respectivos.
Mediante diligencia de fecha 15 de Noviembre del 2006, la ciudadana CARMEN DE MAGO le confiere Poder Apud Acta al abogado en ejercicio CARLOS GUAITA, y este a su vez mediante diligencia de la misma fecha procede a consignar la Reforma de la Demanda.
En fecha 07 de Diciembre del año 2005, el apoderado judicial de la parte actora Dr. CARLOS GUAITA, mediante diligencia consigna Documento Original del contrato de Arrendamiento celebrado entre la ciudadana CARMEN DE MAGO (parte actora) y DORA RUA BRAVO (parte demandada).
Mediante auto dictado en fecha trece (13) de diciembre del mismo año, se admitió la demanda y se ordenó el emplazamiento de la parte querellada para el acto de la contestación de la demanda.
Previa consignación de los fotostatos se libra compulsa, y en diligencia de fecha dieciocho (18) de Enero del mismo año, el Alguacil Suplente del Tribunal JOSE ROBERTO RIVERA, declara haber citado exitosamente a la parte querellada.
Mediante diligencia de fecha veintidós (22) de Enero del mismo año, la parte demandada ciudadana DORA RUA BRAVO, de conformidad con el Articulo 4 de la Ley de Abogados pide 05 días para dar contestación, lo cual fue acordado por el Tribunal en auto publicado en esa misma fecha.
En diligencia de fecha 29 de Enero de 2007, la parte querellada procedió a darle Contestación a la Demanda, lo cual se agrego a los autos en la misma fecha.
En fecha 02 de febrero de 2007, la parte actora presento su escrito de pruebas, el cual fue admitido y analizado por este Tribunal, según consta en auto publicado en la misma fecha.
En fecha 08 de Febrero de 2007 se declararon desiertos los tres actos de testigos pautados para ese día por cuanto los mismos no comparecieron ante el Tribunal, y mediante diligencia de la misma fecha suscrita por el Apoderado judicial de la parte actora solicita fijación de nueva oportunidad para la declaración de los testigos.
Por diligencia suscrita por la parte demandada de fecha ocho (08) de febrero de 2007, fue consignado su escrito de pruebas, admitido y analizado por este juzgado, según consta en auto publicado en la misma fecha.
El Tribunal por ocupaciones preferentes difiere la Inspección Judicial solicitada por la parte actora, según consta en auto de fecha 09 de febrero de 2007.
En auto de fecha 12 de febrero de 2007, se deja expresa constancia de haber diferido la Inspección Judicial nuevamente por cuanto el apoderado judicial de la parte actora no hizo puntual acto de comparecencia, y mediante diligencia de éste, solicito nueva oportunidad para que tenga lugar la Inspección Judicial, lo cual fue acordado por el Tribunal, realizándose así en fecha 13 de febrero de 2007, este mismo día se procedió a evacuar la declaración de dos de los testigos.
Efectuada la síntesis de las diferentes fases del proceso, quien esto conoce pasa a señalar de manera sucinta lo alegado por la parte actora en su libelo de demanda.
II
SINTESIS DE LA LITIS
Expresó en su libelo de demanda la parte actora lo siguiente:
Que la ciudadana CARMEN DE MAGO es propietaria de un inmueble ubicado en la Calle Los Eucaliptos, identificada con el numero 01, Barrio Las Tunitas, Parroquia Catia La Mar, Estado Vargas, el cual dio en Arrendamiento a la ciudadana DORA RUA BRAVO, a partir del 1ro de Octubre de 2005 con vencimiento el día 30 de septiembre de 2006; Que disfrutaban de un contrato verbal anterior que data del año 2002; Que desea el desalojo del inmueble para fines familiares;
Que por ello acude a demandar a su arrendataria para que convenga o sea condenada por este Tribunal a desalojar dicho inmueble, entregándolo completamente desocupado y en las mismas condiciones en que lo recibió.
Por otro lado, la Parte Demandada en su escrito de contestación expuso:
Que niega, rechaza y contradice todo lo expuesto por la parte actora.
Antes de entrar a resolver el fondo de la materia controvertida y proceder al análisis probatorio, quien Juzga entra a resolver como punto previo si están dados en la presente causa los extremos de ley para la procedencia o no de la acción de desalojo aquí instaurada.
PUNTO PREVIO

En efecto y una vez efectuada la revisión minuciosa de las actas que conforman la presente causa, este Juzgado observó que en su escrito de reforma a la demanda, la parte actora indica que dio en arrendamiento a la ciudadana Dora Rúa Bravo, un inmueble de su propiedad constituido por una vivienda ubicado en la calle Los Eucaliptos, identificada con el Número uno (1), en el Barrio Las Tunitas, Parroquia Catia La Mar, del Municipio Vargas del Estado Vargas. Agregó la accionante, que en la Clausula Segunda del referido contrato, las partes previeron un año fijo, sin prórroga, como término para la duración del contrato a partir del día 1ª de Octubre del año 2005, con vencimiento el 30 de septiembre del 2006, y que además habría sido pacto expreso entre ellas, que no operaría la Tácita Reconducción del contrato. Igualmente en su petitum de la reforma a la demanda la actora manifestó que demandaba de conformidad con el Artículo 34 de la ley de Arrendamientos Inmobiliarios Literal “B”, el desalojo del inmueble dado en arrendamiento.
Quien sentencia observa:
El Artículo 34 de la Ley de Arrendamientos Inmobiliarios dispone y por las causales que en él se indican, que sólo podrá demandarse el desalojo de un inmueble arrendado bajo contrato de arrendamiento verbal o por escrito a tiempo indeterminado. Es decir, para la procedencia de la acción de desalojo se hace necesario, o bien que se trate de un contrato de arrendamiento verbal, o si es escrito, que éste sea a tiempo indeterminado.
En este orden de ideas señalamos que el Artículo 1600 del Código Civil señala lo siguiente: “Si a la expiración del tiempo fijado en el arrendamiento el arrendatario queda y se le deja en posesión de la cosa arrendada, el arrendamiento se presume renovado y su efecto se regla por el artículo relativo a los arrendamientos hechos sin determinación de tiempo.”(Omissis).
Y en este orden de ideas se cita el artículo 1614 ejusdem conforme al cual: “En los arrendamientos hechos por tiempo determinado si el inquilino continuare ocupando la casa después de vencido el término, sin oposición del propietario, se juzga que el arrendamiento continúa bajo las mismas condiciones, pero respecto al tiempo, se procederá como en los que se hacen sin tiempo determinado.”(Omissis). Ambas normas contempla la figura jurídica denominada por la doctrina como la “tácita reconducción”, esto es la transformación del contrato de arrendamiento de tiempo determinado a indeterminado.
Ahora bien, riela a los folios 11 al 12 contrato privado de arrendamiento celebrado entre la ciudadana Carmen Mago actuando en su carácter de arrendadora y la ciudadana Dora E. Rúa Bravo como su arrendataria y, en la clausula segunda ambas partes establecieron lo siguiente:
“Segunda: El plazo de duración del presente Contrato es de un (1) año fijo, sin prórroga , aunque podrían celebrarse nuevos Convenios, siempre a voluntad de ambas partes, y antes de la finalización del término acordado para este contrato, el cual empezará a regir a partir del día Primero (1ª) de Octubre del año dos mil cinco (2205), finalizando en fecha treinta (30) de Septiembre del año dos mil seis (2006), y el mismo será siempre a tiempo determinado, pues bajo ningún aspecto operará la tácita Reconducción.”(Sic).(Destacado nuestro)

En este orden invocamos el contenido del Artículo 1159 del Código Civil según el cual:
Artículo 1159” Los contratos tienen fuerza de Ley entre las partes: No pueden revocarse sino por mutuo consentimiento o por las causas autorizadas por la Ley.” (Omissis).

Uno de los principales efectos del principio de la autonomía de la voluntad de las partes es el que los contratantes son libres de regular como bien lo quieran las prestaciones del contrato que las vincula, de allí que la mayoría de las normas legales en materia contractual son supletorias de la voluntad de las partes, las que rigen en los casos en que nada haya sido por ellas previsto, pudiendo incluso hasta establecer formalidades especiales distintas a las legales o de las contempladas en el ordenamiento legal positivo, salvo aquellas en las que este involucrado el orden público.
En materia inquilinaria el Artículo 7 de la Ley de Arrendamientos Inmobiliarios consagra que será nula toda acción, acuerdo, o estipulación que implique renuncia, disminución o menoscabo de los derechos que dicha ley especial consagra, sin embargo y como ya hemos afirmado la transformación por efectos de la tácita reconducción del contrato de arrendamiento de tiempo determinado a tiempo indeterminado, no se encuentra contemplada como un derecho en dicha Ley. Es precisamente fuera de la Ley Especial, esto es en el Derecho común, específicamente en los Artículos 1600 y 1614 del Código Civil supra transcritos, en los que en la materia de arrendamientos, es contemplada la tácita reconducción o renovación del contrato de arrendamiento a tiempo indeterminado.
En el caso sub judice, las partes contratantes convinieron expresamente en que el contrato sería celebrado a tiempo determinado y que:” bajo ningún aspecto operará la tácita Reconducción”(Sic), regulando con ello sobre una norma de orden legal no reservada por el orden público; por lo que quien aquí Juzga interpreta , con sujeción a lo preceptuado en el Segundo párrafo del Artículo 12 del Código de Procedimiento Civil concatenado al Artículo 15 ejusden y el Artículo 1159 del Código Civil, que en la Clausula Segunda las partes pactaron que llegado a su término el contrato que nos ocupa, si la arrendataria continuare ocupándolo y la arrendadora la dejare en posesión de la cosa arrendada, el contrato se renovaría por el mismo tiempo en que se estipuló , es decir, continuaría con la condición por ellas convenida de ser un contrato a tiempo determinado, por lo que conforme a lo pautado en el Artículo 341 del Código de Procedimiento Civil, la acción de desalojo aquí interpuesta es inadmisible, como así se declarará en la dispositiva del presente fallo, por ser ella contraria a disposición expresa de la Ley, toda vez que tan sólo es procedente la acción de desalojo en los casos de arrendamiento verbal o por escrito a tiempo indeterminado, tal como lo señala el Artículo 34 de la Ley Especial que regula la materia. Así se establece.
DECISIÓN
Por las razones y consideraciones que anteceden, este Juzgado Segundo de Municipio de la Circunscripción Judicial del Estado Vargas, en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por Autoridad de la Ley DECLARA: inadmisible la demanda de Desalojo incoada por la ciudadana CARMEN DE MAGO contra la ciudadana DORA RUA BRAVO (Se da aquí por reproducida la identificación plena de ambas partes plasmada en el encabezamiento del presente fallo).
No hay condenatoria en costas dada la naturaleza del presente fallo.
Publíquese, Regístrese y líbrense las respectivas copias certificadas para el Archivo de este Tribunal.
Dada, firmada y sellada en la Sala de Despacho del Juzgado Segundo de Municipio de la Circunscripción Judicial del Estado Vargas, a los veintidós (22) días del mes de Abril del año dos mil siete (2007).
La Juez
Dra. Ana T. Ayala P.
El Secretario
Gamal Sai Gamarra.
En esta misma fecha siendo las diez y treinta de la mañana (10:30 am.), se registró y publicó la anterior decisión.
El Secretario
Gamal Sai Gamarra

Exp. N°
Sentencia: Interlocutoria
Materia: Civil Bienes